Alerta Amber y la vida detrás de un rastro

Once años buscando a Daniela Elizarrarás Rojas, una menor de edad


Por Ernesto Olicón

Once años. De hecho, más que eso. Los recuerdos del 31 de mayo de 2006 siguen frescos en la memoria de Claudia Rojas. Hasta las horas y los momentos están prácticamente intactos. Desde aquel día no ha visto a su hija Daniela Elizarrarás Rojas, quien desapareció de su domicilio en Arcos de Tultepec, Estado de México. En aquellos días, las herramientas en manos de las autoridades eran limitadas al momento de localizar a un menor desaparecido. Por ello, casos tan dolorosos son el fundamento de lo que actualmente conocemos como Alerta Amber.

Más de 800 casos hasta hoy

Su nombre es Guillermo Donaldo. Miembro de la la Fiscalía del Estado de México, dirige la Fundación Nacional de Investigaciones de Niños Robados y Desaparecidos. Se trata de una institución de asistencia privada dedicada a brindar apoyo a las familias con el fin de recuperar a menores y devolverlos a su hogar. También pugna por promover una cultura de la seguridad infantil.

El protocolo Alerta Amber es el que la fundación utiliza para trabajar en torno a las desapariciones de menores. El utilizar estos reportes le permiten a la asociación tener una mayor credibilidad, por lo que no maneja cifras propias. Para que dicho protocolo se ponga en funcionamiento, es necesario abrir una carpeta de investigación ante las autoridades correspondientes. A partir de entonces, la alerta se activará en su nivel estatal, nacional o internacional.

Donaldo señala que a nivel nacional, a cargo de la Procuraduría General de la República, se mantienen activas alrededor de 20 alertas amber de las registradas de 2016 a lo que va de 2017. Desde 2012, año en que se estableció este procedimiento, se han registrado unos 800 reportes nacionales.

A este nivel, además, han sido localizados cinco menores sin vida de los reportados ante el protocolo entre 2016 y 2017. Uno de los casos más recientes que cita el director es el de una niña en Jalisco, Brisa García Zamarripa, quien fue encontrada en una finca de Ixtlahuacan de los Membrillos. Sin embargo, no todo son noticias desalentadoras. Se ha localizado con vida a unos 100 niños a través de este protocolo. Recientemente, señala el directivo, fue recuperada una bebé en Chihuahua gracias a un despliegue de la Policía Federal.

Cada estado cuenta con su propio protocolo de Alerta Amber, el cual está a cargo de las Fiscalías o Procuradurías locales. Donaldo reconoce que la entidad donde se dan más casos es el Estado de México. De acuerdo con cifras facilitadas por la Fiscalía General Mexiquense, en 2016 fueron reportados como desaparecidos 641 menores de edad.

También se han activado alertas amber internacionales. Esto es cuando las autoridades federales consideran que el menor fue sacado del país, por lo que a través de convenios con otras naciones establecen el reporte para localizar a un niño en el extranjero.

“Sólo quiero localizar a mi hija”

Claudia Rojas tenía una costumbre: llamar a casa a las 13:00 horas. La señora que cuidaba de sus hijas le dijo que las niñas ya estaban en casa y les iba a dar de comer. Daniela no contestó el teléfono, pero su madre la escuchó. Llamó de nuevo a las 15:00 horas. La mujer le dice que la espere tantito y la deja en la línea. Vuelve a llamar y recibe la noticia: su hija mayor no encuentra a Daniela.

El hijo de la señora que cuidaba a las niñas, así como un nieto de ella, estaban jugando baraja en la casa. La mujer le dijo a la mayor que entrara al baño para que no estuviera entrando y saliendo. Al salir, las personas ya no estaban. La baraja estaba extendida. Y, en medio de todo, no encontró a Daniela.

Era 2006 y, en aquel entonces, la Alerta Amber no había sido instituida en nuestro país. Desde entonces lleva buscándola. En un principio habló con la señora y le pidió que le entregara a su hija, pero ella negó tenerla. Sin embargo, el hijo de la mujer le dijo a la señora Claudia que su madre era quien sabía donde estaba la niña. Las autoridades, sin embargo, no toman en cuenta este testimonio como parte del caso.

Claudia Rojas levantó una denuncia contra quien resultara responsable de la desaparición en el Ministerio Público de Cuautitlán de Romero Rubio. No tuvieron que pasar las 72 como se le ha dicho a muchas personas. Sin embargo, al decirle a la responsable del Ministerio Público que no encontraba a su hija de seis años recibió que no se preocupara, que después regresará y serán tres. Esto molestó a la madre de la menor quien le contestó que no fuera estúpida, dado que estaban hablando de una niña de seis años.

“De inmediato me mandaron un grupo de seguridad, de búsqueda, vinieron varios cuerpos de gobierno para buscarla. Los antisecuestros. Y nada más, porque como todos sabemos no hay gente preparada para la búsqueda de personas. Ese fue el primer trato. Después de ocho días vinieron los perros al fraccionamiento, el cual consta de 50 y tantas familias y vinieron a revisar sus casas. En las casas habitables no botó nada de que pudiera estar Daniela”, comentó la madre de familia.

El hijo de la señora, originario de Catemaco, Veracruz, regresó tres días después a su lugar de origen. Conocidos de la familia de Claudia Rojas lo siguieron y verificaron que tomó el camión en Indios Verdes rumbo a Córdoba. Sin embargo, en la desviación de la México-Texcoco se bajó y abordó una combi particular que lo esperaba.

La ama de llaves da un domicilio erróneo a las autoridades en Catemaco, Veracruz. Sin embargo, gracias a las señas particulares de su hijo logran localizarlo. Al ser hallado, ofrece a la policía 80 mil pesos para no ser detenido. Se le acusó de cohecho. Sin embargo, pese a lo anterior, la menor no ha podido ser hallada. Actualmente tendría 17 años.

Fundando una herramienta clave

Cuando Daniela desapareció, las autoridades no contaban con la Alerta Amber. Por ello, su familia impulsó ante los gobiernos la instauración de este protocolo al ver las modalidades para búsqueda de personas existentes en otros países. Familias de menores desaparecidos exigieron emular el modelo, proveniente de Estados Unidos, al considerar de extrema importancia que se localice a una persona a la brevedad. También han pedido que los Ministerios Públicos no sólo trabajen en escritorios, sino que hagan búsqueda de campo para hallarlos.

Pese a estos esfuerzos, las autoridades han respondido al señalar que no cuentan con presupuesto. Les han dicho que no cuentan con patrullas, personal o viáticos para trabajar. Con los tiempos, sin embargo, la situación ha ido cambiando. Pero no por ello han podido ver un protocolo eficaz para localizar a sus familiares.

A la PGR y a la SEIDO, donde se abrieron expedientes, se les insistió en la importancia de la Alerta Amber. La Procuraduría, además, instauró la Unidad Especializada de Búsqueda de Personas. El contar ya con un expediente facilitó la inclusión del caso en la Alerta Amber cuando ésta fue implementada.

“Nos dieron una plática, en la cual nos teníamos que incluir para llevar un resumé de cómo pudo haber sido la desaparición de Daniela. Los datos básicos de media filiación y una fotografía. Ya con eso ellos se encargaron de subir la información a una plataforma con la atención de Alerta Amber”, indicó la madre de familia, quien indicó que el protocolo está activado a nivel nacional e internacional.

Como se ha mencionado, el Estado de México es la entidad con más casos de desaparición de menores de edad. En 2006, cuando se vio a Daniela por última vez, el gobierno estatal no quería reconocer que hubiera desaparecidos. Mucho menos niños, cuenta la madre de la menor. Llegaban a decir que no era cierto y tenían que tocarse muchas puertas para reportar un caso. La señora Claudia señala que, en esa época, fue cuando más pequeños se perdían.

“A nosotros nos ha tocado batallar mucho porque fuimos de las primeras familias que sí fueron a denunciar la desaparición de una menor de edad. De ahí empezamos a promover mucho la difusión. Hoy en día, a tantos y tantos, empiezan a formar grupos colectivos para anunciar la desaparición de un ser querido. Gracias a tanta presión hicieron en escritos que en nuestra localidad nos tenían que atender las desapariciones”, indica.

Rojas apunta que el ex gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, recibió en dos ocasiones hasta a 60 familias que pasan por la desaparición de un ser querido. Ante esto se formaron grupos de atención. Actualmente los atiende el Fiscal General de la entidad, con la empatía de quererlos localizar de acuerdo con la madre de familia. Sin embargo, es difícil para ella buscarle forma a lo que no se hizo bien en un principio.

Rojas denuncia, en tanto, que hay quienes han aprovechado su situación para intentar extorsionarla. Pide, además, respetar los volantes con los que se busca a un familiar desaparecido. Finalmente, aconseja reportar a las autoridades en caso de que se sepa de una persona que no corresponde a un entorno.

“A mi me gustaría que si alguien supiera de mi hija, que no va a haber represalias. Sólo quiero localizar a mi hija”, finalizó.

What's Your Reaction?

Buaah Buaah
1
Buaah
Awww Awww
0
Awww
Damn Damn
0
Damn
No me gusta No me gusta
0
No me gusta
Jajaja Jajaja
0
Jajaja
Like Like
0
Like
Amor Amor
0
Amor
Chido Chido
0
Chido
NMMR NMMR
0
NMMR

Comments 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alerta Amber y la vida detrás de un rastro

Send this to a friend